Premio RetroMadrid

Premio 2010 a la trayectoria:
José Solé Forés

A la finalización de la conferencia “Los primeros sistemas de enseñanza asistida por computador” a cargo de Antonio Vaquero se hizo entrega del Primer premio RetroMadrid a la trayectoria en el campo de la informática a José Solé Forés (en la foto junto al IBM-1620 y abajo a la derecha fotografía actualizada), como forma de homenaje a la importante labor que ha desempeñado a lo largo de su carrera como pionero, destacando en especial su aportación en el campo de la enseñanza automática. La conferencia antes señalada es de sumo interés debido a que José Solé trabajó mano a mano con José García Santesmases cuando la informática era un campo muy desconocido en España. La labor de estos pioneros merece un justo reconocimiento.

Se hizo entrega en el mismo acto de una mención a Antonio Vaquero, catedrático emérito en la Universidad Complutense de Madrid, (abajo a la izquierda en la misma foto) por su implicación y apoyo a nuestro proyecto, motivo por el cual ambos son en la actualidad socios honoríficos de AUIC.

Premio 2012, homenaje a un ilustrador:
Alfonso Azpiri, maestro de las portadas.

En 2012 con el enorme apoyo de Mondo Píxel pudimos otorgar un premio de lo más original. Este era además el primero que recibía Alfonso Azpiri por sus méritos en el mundo del videojuego.

Aquel año Mot era el protagonista de RetroMadrid (el regreso de los clásicos).
Por entonces, Alfonso ya se había convertido en uno más de la gran familia que conforma nuestra afición; por fortuna todos tuvimos ocasión de expresarle nuestra profunda admiración hacia su obra y, gracias a ese contacto directo, pudimos descubrir una bellísima persona que se dedicaba en cuerpo y alma a, más que su trabajo, podríamos llamarlo su devoción por la ilustración.

Sufrimos una gran pérdida el 18 de agosto de 2017, Azpiri marchó a un lugar mejor dejándonos huérfanos. Para nuestra Asociación ha sido una enorme alegría los años de amistad que nos brindó como socio de honor y compañero. Sentimos un enorme orgullo de haber  podido reconocer su labor en vida, como siempre debiera ser. ¡Hasta siempre Alfonso!

Premio 2013, homenaje a un videojuego:
La Abadía del Crimen, por Paco Menéndez y Juan Delcán.

En 2013 decidimos otorgar a este videojuego el premio “RetroMadrid”, dentro de la tercera edición del premio.

La ceremonia fue un sentido homenaje a sus dos autores: Paco Menéndez y Juan Delcán.

A título póstumo, Paco Menéndez, representado por su familia, recibió el merecido reconocimiento de todos los que hemos disfrutado de esta joya. Juan Delcán por su parte, al no poder estar presente, nos hizo llegar un vídeo con imágenes inéditas de Paco que nos emocionaron enormemente; es por ello muy recomendable disfrutar del vídeo para captar una pequeña parte de aquella inolvidable entrega del Premio RetroMadrid.

Premio 2014, homenaje a un estudio “indie”:
Made in Spain: Fernando Rada, Carlos Granados, Jorge Granados, Camilo Cela, Paco Menéndez y Ángel Alda.

Cuando nos planteamos el premio de la edición de 2014 preferimos fijarnos en la sencillez y alejarnos de la decisión fácil que podría haber sido determinar el premio por una razón técnica o por una razón de fechas.

Made in Spain refleja el espíritu de unos aficionados que decidieron ir más allá y organizarse como equipo para desarrollar videojuegos, con una mención muy especial: desde 1979 estaban por circunstancias de la vida inmersos en la informática como auténticos pioneros del “chip”.

Primero en Indescomp con Fred y luego por su cuenta, ya como Made in Spain, programaron auténticas delicias del bit como el recordado Sir Fred.

En la academia que tenía el padre de Paco Menéndez, llamada Mr.Chip; Fernando Rada, lo hermanos Carlos (Charly) y Jorge Granados, Camilo Cela y el propio Paco llevaron adelante ideas y proyectos que bien podrían haber nacido en una gran empresa, pero no, los hicieron nacer cinco chavales en un ambiente de libertad y camaradería.

Tras Made in Spain llegó la inevitable profesionalización y fundaron Zigurat, donde Ángel Alda se incorpora mientras Paco prefirió seguir su camino, marchando a Opera Soft donde como bien sabéis hizo realidad el videojuego La Abadía del Crimen junto a Juan Delcán.