Quiénes somos

RetroMadrid es un festival que tiene como objetivo la divulgación y promoción de los sistemas, programas y videojuegos englobados dentro de la informática clásica, así como ofrecer un espacio de encuentro para todas las manifestaciones artísticas y culturales nacidas en torno a este fenómeno.

La Asociación de Usuarios de Informática Clásica (AUIC) nace en septiembre de 2006, fruto de la unión entre grupos de aficionados a esta temática. Su función es preservar, dar a conocer y unir a los usuarios y entusiastas de aquellos sistemas que supusieron un avance por su adelanto y visión de futuro, o por su influencia en el mercado informático.

La experiencia acumulada tras muchos años organizando ferias y agrupaciones de diferentes intereses, nos permite ofrecer nuestro respaldo a quienes no quieren o no pueden soportar todas las obligaciones que conlleva constituirse legalmente como asociación, esto les ayudará a la hora de presentar sus proyectos a las administraciones, siempre dejando clara la identidad y responsabilidad del que asume la ejecución del proyecto.

Nuestra personalidad jurídica permitirá a muchos grupos adscribirse al proyecto AUIC, compartiendo esfuerzos y recursos, lo que hace mucho más productivo y económico el desarrollo de sus intereses particulares en un sistema o área concreta.

auic

No sólo eso, la AUIC es un concepto 2.0 de asociación: nuestra experiencia colaborativa la hemos trasladado de RetroMadrid a nuevas experiencias como RetroCoruña, Gamefest, Madrid Games Week, Juvenalia ó Campus Party con creciente éxito.

Ofrecemos ventajas competitivas porque nuestra infraestructura tiene unos costes mínimos, y además estamos dispuestos a implicarnos en cada vez más actividades que afecten a diferentes ámbitos de la sociedad que respondan a nuestros objetivos, todo ello con la ayuda de una red creciente de colaboradores. Así mismo nuestros lazos también empiezan a extenderse y empezamos a tener la colaboración de entidades públicas y privadas que facilitan nuestra tarea y financiación.

Entre nuestros fines hay uno muy especial: hacer viable un proyecto de museo físico a nivel estatal, y es que resulta urgente crear una entidad pública sin ánimo de lucro que evite la destrucción de la memoria histórica de estos ordenadores. No nos podemos permitir que el polvo y el tiempo devoren los orígenes de nuestra propia existencia, e igual que preservamos el pasado mediante la escritura, también estos aparatos han supuesto una revolución, esta es la sociedad de la información.

Para entender nuestro presente hace falta mirar al pasado, con la informática sucede lo mismo. Es necesario que la informática alcance la relevancia que pueda tener la arquitectura, el arte ó la medicina. Su papel en la mejora de la sociedad ha sido lo más fundamental desde el invento de la rueda y por ello lucharemos para conseguir apoyo público y privado a nuestro proyecto. No olvidemos que la informática clásica es cultura, por ello la AUIC es nuestra apuesta, no lo dudes y únete al proyecto.

Balance de cuentas AUIC 2014

Hemos tenido por segundo año consecutivo un balance positivo a pesar del incremento de los gastos derivados de la producción de RetroMadrid y el empeoramiento del apartado de patrocinios. Es una buena noticia, a añadir que en 2015 no está previsto afrontar grandes gastos, de modo que el remanente irá destinado a la producción de nuestras próximas actividades en 2016.

Al no tener edición de RetroMadrid en los años 2015-2016, no hemos publicado el balance.

Junta directiva actual

Presidente: Daniel Canales
Vicepresidente: Antonio Rodríguez
Secretario: Samuel Álvarez
Tesorero: Rafael Corrales
Vocal: Sergio Modia
Vocal: Nacho Osete

Socios de honor

Por su pasión, dedicación y apoyo a los fines de la AUIC, nuestros asociados han decidido otorgar a las siguientes personas el cargo de socio honorífico:

José Solé

Nacido en Barcelona en febrero de 1926 e hijo de empleado de farmacia pudo, gracias al apoyo de sus padres,  licenciarse en físicas por la “Universitat de Barcelona” en 1952.

Por mediación del catedrático Isidre Pòlit i Buxareu le llegó la oportunidad de mudarse a Madrid para así trabajar en el equipo impulsado por el Profesor García Santesmases, que había regresado a España tras estar bajo la dirección de Howard H. Aiken en la prestigiosa Universidad de Harvard. Este grupo de pioneros comenzó a trabajar en 1952 dentro del Instituto de Electricidad y Automática del CSIC en el Analizador Diferencial Electrónico, el que sería considerado como primer cerebro electrónico español.  Posteriormente, ya en los años 60, José Solé recibió el encargo de dar utilidad práctica a los sistemas IBM 1620 introducidos a modo de cesión en España como parte de los acuerdos del “Pacto de Madrid” que se habían firmado en 1953 con los Estados Unidos.

Como director José Solé ideó y coordinó el desarrollo de un sistema de enseñanza asistida por computadora a cargo de un grupo en el que destacaron jóvenes talentos tales como Rosa Alonso o nuestro socio de honor Antonio Vaquero, que más tarde se quedaría a cargo del proyecto. La mecánica del sistema de enseñanza corrió a cargo de Julio Sanz.

Debido a su experiencia con los sistemas IBM 1620, Solé pasó a trabajar ya a finales de los sesenta para la Estándar Eléctrica S.A. en la importante labor de desarrollo de sistemas automatizados para centralitas telefónicas. Solé participó en el desarrollo del sistema Metaconta que era una evolución del Pentaconta. Con este propósito trabajaría en varias ocasiones dentro de los laboratorios Bell de Amberes y la sede de I.T.T en París. Metaconta fue un paso intermedio (semi software) hasta llegar a otros desarrollos basados en tecnologías más avanzadas basadas en paquetes como el Sistema 12. Tras más de 25 años en la Estándar (posteriormente absorbida por Alcatel) José Solé se jubiló.

Aparte de sus habilidades en sistemas electromecánicos e informáticos, Solé ha sido desde siempre un aficionado a la montaña, tuvo de hecho el honor en junio de 1991 de haber sido la persona más mayor (ese año concreto) que hizo el ascenso desde el Santuario de Chilla hasta el pico del Almanzor en la Sierra de Gredos, lo que conforma el mayor desnivel continuado que hay en la Península Ibérica.

José Solé fue el primer homenajeado por iniciativa de su compañero y amigo Antonio Vaquero en el marco del premio RetroMadrid a la trayectoria, entregado en la edición de 2010 con el impulso y colaboración de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid.

Antonio Vaquero

Nacido en Pinos Puente (Granada) en 1938, Antonio Vaquero es uno de los pioneros en el campo de la informática gracias a su valiosa aportación en el desarrollo de la enseñanza automática, mucho antes de que la informática fuera ampliamente conocida por el grueso de la población española.

Alumno y discípulo de nuestro también socio de honor José Solé, Antonio descubrió en la informática una ciencia por explorar durante su tesis doctoral en un campo de trabajo sumamente interesante como era programar en lenguaje FORTRAN para grandes computadoras en aplicaciones físicas, poniendo en práctica sus conocimientos como licenciado en físicas por la Universidad Complutense de Madrid en el año 1961.

Decía el profesor García Santesmases que “la informática es la ciencia que trata de sustituir a las personas por máquinas en tareas mentales“. En esta apasionante tarea trabajó Vaquero en los años 60 con nuestro también socio de honor José Solé, que en aquel momento dirigía en el Instituto de Electricidad y Automática del CSIC, en colaboración con la UCM, el desarrollo de la parte física y el software de los grandes sistemas IBM-1620, siendo uno de los primeros sistemas europeos de enseñanza asistida por computadora.

La intachable trayectoria de Antonio Vaquero le ha llevado a ser premiado con el mayor reconocimiento posible en 2005 a través del Premio Nacional de Informática “José García Santesmases”. Siendo además en la actualidad catedrático emérito en la Universidad Complutense de Madrid, académico correspondiente de la Academia de Ciencias Matemáticas, Físico-Químicas y Naturales de Granada  y un gran devoto del correcto uso del lenguaje en el campo de la informática.

César Astudillo “Gominolas”

Desde 2008 César es un “fan” incondicional de RetroMadrid. En ese año Josetxu (RetroAcción) le animó a visitar la primera edición de RetroMadrid. César, lejos de venir como mero visitante, se atrevió a narrar su experiencia como músico de videojuegos dentro de la compañía Topo Soft.

Durante su charla la sala de conferencias estaba desbordada. No tardamos en descubrir su gran carisma y amor por nuestro “mundillo”. Más adelante, en 2009, se implicó a fondo con la organización de RetroMadrid aportando su experiencia como consultor, consiguiendo con ello hacer realidad un nuevo modelo organizativo que la AUIC aplicó a partir de 2010 con creciente éxito.

Su faceta musical no ha desaparecido y ha sido autor de la canción “Creando mundos en ensamblador”, que es el auténtico himno de RetroMadrid. No sólo eso, también ha colaborado en llevar a buen puerto conciertos como “Bits & Baudios” en 2010. Gracias a su intercesión vinieron músicos de la talla de “Néboa” o Juan Alonso (Miembro de “La Monja Enana”). Con Juan Alonso elaboró unos temazos que hicieron sonreir y disfrutar a todos los asistentes del que fuera el primer concierto celebrado en el marco de RetroMadrid. También estuvo a cargo de la elaboración y ejecución del eje narrativo del concierto “Sinfonía Pixelada” en 2012, cuando “Camerata Musicalis” interpretó, entre otras, su composición para el videojuego “Titanic”.

Fernando Sáenz

De la mano de RetroAcción vino por primera vez a “MadriSX & Retro” en 2006 para presentar un interesante proyecto de “remake” para PC del videojuego Vega Solaris, un inédito de Dinamic.

En las sucesivas ediciones Fernando vio de primera mano como el crecimiento de la feria nos desbordaba, llegando a causar en 2009 una situación ya insostenible cuando el centro cultural “El Greco” no pudo (literalmente) dar cabida al más de un millar de visitantes de esa edición. Con auténtico empeño y tesón transmitió nuestro proyecto al Decano de la Universidad Complutense, abriéndonos las puertas a un nuevo espacio que nos acogió y mimó hasta hacer realidad una auténtica fiesta de la informática clásica.

Fernando también nos puso en contacto con Antonio Vaquero, catedrático emérito de la Universidad Complutense. Entre ambos pusieron en marcha un homenaje a José Solé, uno de los pioneros de la informática en España, que a la postre se convertiría en la primera edición del “Premio RetroMadrid a la trayectoria”.

2010 sirvió de lanzadera gracias a la gran oportunidad que nos brindó la Universidad Complutense, con esa experiencia y la grandísima colaboración de Fernando, pudimos desembarcar finalmente en lo que es ahora el nuevo hogar de RetroMadrid: el espacio cultural “Matadero Madrid”.

Alfonso Azpiri

Alfonso hizo su aparición estelar en un año determinante para RetroMadrid, porque sería precisamente en el abarrotado 2009 cuando fue “rescatado” en el arte de la ilustración de videojuegos gracias a Karoshi y su “Corona Encantada”. Este videojuego editado por Matra resultó ser un revulsivo para un proyecto que Alfonso tenía en mente, y es que deseaba hacer un libro dedicado a esas portadas que tanto nos hicieron soñar a los jugones de los 80. El libro no era otro que “Spectrum”, que sería presentado en RetroMadrid 2010.

Como trabajador nato que es, Alfonso desde entonces no ha parado y nos ha ayudado con su presencia y simpatía a hacer más divertida la visita de los diferentes certámenes que RetroMadrid ha tenido desde 2011 hasta 2013, siendo ya un habitual entre nosotros.

En 2012 RetroMadrid alcanzó su meta, logrando traspasar las puertas del espacio que este festival se merecía desde hacía muchos años. Ya en “Matadero” Alfonso no tuvo la menor duda en ayudarnos elaborando el genial cartel de esa edición en el que Mot con el Spectrum bajo el brazo se iba a “Matadero” acompañado de otros personajes del videojuego español de los ochenta. Precisamente en esa edición Alfonso recibió el “Premio RetroMadrid a la trayectoria”.

Alfonso también nos ha ayudado a disponer de producciones exclusivas tales como los portafolios “Tape Covers” que nos han permitido financiar nuestras actividades con su venta, y no sólo eso, Alfonso siempre ha estado presente firmando y dedicando cada uno de los ejemplares con los que los aficionados hemos revivido épocas que por fortuna ya no parecen tan lejanas gracias a RetroMadrid.

Miguel Ángel Vilas “Abraxas”

Abraxas desde las primeras MadriSX & Retro ha estado presente junto a sus compañeros del “Grupo de Usuarios Amstrad”, sin embargo, no fue hasta 2009 cuando por fin decidió dar un paso al frente y participar activamente en la conferencia “La edad de oro de los 8 bits, la experiencia en España”. No en vano, aparte de cofundador de “One Way Software” (germen de Mail Soft y posteriormente GAME), Miguel Ángel tiene detrás una historia muy interesante que contarnos desde los dos lados de la industria, es decir, la distribución legal e ilegal de videojuegos para 8 bits.

Miguel Ángel desde entonces ha participado activamente en mesas redondas, charlas e incluso talleres de desprotección de videojuegos, uno de los cuales congregó a más de 100 personas en un aula de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense con motivo de RetroMadrid 2010. Su labor en el campo de la preservación en el sistema Amstrad CPC también ha sido meritoria.

Se puede decir que Miguel Ángel es un nexo entre el aficionado y la industria, porque vive y vivió ambas facetas con intensidad. Gracias a esto la AUIC pudo comenzar a contar con la colaboración de GAME España en RetroMadrid 2009, colaboración que con el paso de los años se hizo cada vez más estrecha, lo que nos ha permitido crecer y evolucionar.

Pablo Crespo

Probablemente en España y quizás Europa no exista una persona con más veteranía y experiencia en el campo de la distribución y venta de videojuegos. Junto con Miguel Ángel Vilas y otros dos socios fundó “One Way Software” y posteriormente, ya en otra etapa, pondría en marcha Centro Mail / Mail Soft, que como bien sabéis terminó siendo absorbida por la cadena de videojuegos GAME.

Pablo, aparte de su afición a los 8 y 16 bits (Spectrum y Amiga), tiene otra debilidad: los pinballs. Además de buen colecionista, todavía sigue organizando y participando en torneos que reúnen a los más expertos de todo el mundo.

Tras conocer RetroMadrid en 2010 y vivir el entusiasmo de todos los aficionados que allí se concentraron con sus ordenadores, consolas, arcades y pinballs, no tuvo la menor duda en seguir apoyando fuertemente su crecimiento. No sólo eso, gracias a su empeño nació GAMEFEST y todos pudimos disfrutar de una más que necesaria feria del videojuego en España que, como bien sabéis acogió con enorme entusiasmo una parte “retro” organizada por la AUIC y AUMAP.

Es un hombre discreto, pero por fin en RetroMadrid 2013 pudimos conocerle mejor gracias a la completa entrevista que RetroManiac nos ofreció en sus páginas. En ella queda claro que vive con pasión todo lo referente a este fenómeno de lo clásico.